Asociación Compostelana de Niños y Niñas Hiperactivos

 


Sugerencias para profesores

  • La información es el primer paso para la comprensión y la formación.
  • El maestro/profesor puede detectar niños/adolescentes con dificultades en atención y autocontrol que requieran ser evaluados, el diagnóstico en cambio lo establecen los profesionales de la salud, anime a los padres a conseguir esta evaluación.
  • Previo permiso de los padres póngase en contacto con el profesional que ellos han escogido, colabore, dele información sobre el comportamiento del niño/a en el aula.
  • El maestro/profesor describe el comportamiento y el rendimiento académico y el profesional médico es quién decide si aplicar o no psicofármacos.
  • Recuerde que el alumno/a con TDAH no es un niño/a problemático sino un niño/a con problemas.
  • Procure un ambiente tranquilo, ordenado y sin demasiados cambios (o si los hay: anticípelos). La estabilidad les ayuda.
  • Evite etiquetas: "pasota", "gandul"... ya que pueden ocasionar que el alumno/a acabe asumiendo este rol.
  • Cuente con el niño/a con TDAH para realizar trabajos que supongan actividad motora: enviar encargos a otros profesores, repartir papeles entre los compañeros, borrar la pizarra...
  • Si se generan problemas de rechazo con los compañeros/as o amigos/as dedíquele una pequeña charla, tranquilamente, explicándole qué sentimientos pueden tener los otros frente a su comportamiento y hablen conjuntamente de las posibles soluciones. La calidad de las relaciones con los compañeros es de gran importancia para la autoestima del niño/adolescente.
  • Los niños/as con TDAH tienen muchos aspectos positivos: pensamiento rápido, intuición, sinceridad, creatividad, gran expresividad afectiva, que deben ser potenciados y valorados.
  • No ridiculice al alumno frente a sus compañeros/as.
  • La supervisión es una buena herramienta para ayudar al niño/a con TDAH a seguir el ritmo del aula.