Asociación Compostelana de Niños y Niñas Hiperactivos

 

TDAH; CARACTERISTICAS Y TIPO

 Definición y características del TDAH

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos. Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos. 

La sintomatología puede manifestarse de forma diferente según la edad del niño/a y se debe desarrollar en dos ó más ambientes como en casa y en el colegio. Se da con mayor frecuencia entre los niños que entre las niñas en una proporción 4:1, y lo padecen tanto niños como adolescentes y adultos de todas las condiciones sociales, culturales y raciales.

La opinión actual sobre la etiología del trastorno se centra en un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales en que se apoyan la inhibición y el autocontrol, funciones cruciales para la realización de cualquier tarea.

Según el DSM-5 ( Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales), 

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad

A. Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad
que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo, que se caracteriza
por (1) y/o (2):
1
. Inatención: Seis (o más) de los siguientes síntomas se han
mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no
concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente
las actividades sociales y académicas/laborales:
Nota: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento
de oposición, desafío, hostilidad o fracaso en la
comprensión de tareas o instrucciones. Para adolescentes
mayores y adultos (17 y más años de edad), se requiere un
mínimo de cinco síntomas.
a.
Con frecuencia falla en prestar la debida atención a detalles
o por descuido se cometen errores en las tareas escolares,
en el trabajo o durante otras actividades (p. ej., se
pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva
a cabo con precisión).
b
. Con frecuencia tiene dificultades para mantener la atención
en tareas o actividades recreativas (p. ej., tiene dificultad
para mantener la atención en clases,
conversaciones o la lectura prolongada).
c
. Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla
directamente (p. ej., parece tener la mente en otras cosas,
incluso en ausencia de cualquier distracción aparente).
d
. Con frecuencia no sigue las instrucciones y no termina
las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales
(p. ej., inicia tareas pero se distrae rápidamente y
se evade con facilidad).
e
. Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y
actividades (p. ej., dificultad para gestionar tareas secuenciales;
dificultad para poner los materiales y pertenencias
en orden; descuido y desorganización en el
trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos).
f
. Con frecuencia evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta
en iniciar tareas que requieren un esfuerzo
mental sostenido (p. ej., tareas escolares o quehaceres
domésticos; en adolescentes mayores y adultos, preparación
de informes, completar formularios, revisar artículos
largos).
g.
Con frecuencia pierde cosas necesarias para tareas o
actividades (p. ej., materiales escolares, lápices, libros,
instrumentos, billetero, llaves, papeles del trabajo, gafas,
móvil).
h.
Con frecuencia se distrae con facilidad por estímulos externos
(para adolescentes mayores y adultos, puede incluir
pensamientos no relacionados).
i.
Con frecuencia olvida las actividades cotidianas (p. ej.,
hacer las tareas, hacer las diligencias; en adolescentes
mayores y adultos, devolver las llamadas, pagar las facturas,
acudir a las citas).
2. Hiperactividad e impulsividad
: Seis (o más) de los siguientes
síntomas se han mantenido durante al menos 6
meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo
y que afecta directamente a las actividades sociales y
académicas/laborales:
Nota: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento
de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para
comprender tareas o instrucciones. Para adolescentes maTrastorno
por déficit de atención con hiperactividad 35
yores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un
mínimo de cinco síntomas.
a.
Con frecuencia juguetea con o golpea las manos o los
pies o se retuerce en el asiento.
b.
Con frecuencia se levanta en situaciones en que se espera
que permanezca sentado (p. ej., se levanta en la
clase, en la oficina o en otro lugar de trabajo, o en otras
situaciones que requieren mantenerse en su lugar).
c.
Con frecuencia corretea o trepa en situaciones en las
que no resulta apropiado. (Nota: En adolescentes o
adultos, puede limitarse a estar inquieto.)
d.
Con frecuencia es incapaz de jugar o de ocuparse tranquilamente
en actividades recreativas.
e.
Con frecuencia está “ocupado,” actuando como si “lo impulsara
un motor” (p. ej., es incapaz de estar o se siente
incómodo estando quieto durante un tiempo prolongado,
como en restaurantes, reuniones; los otros pueden pensar
que está intranquilo o que le resulta difícil seguirlos).
f.
Con frecuencia habla excesivamente.
g.
Con frecuencia responde inesperadamente o antes de
que se haya concluido una pregunta (p. ej., termina las
frases de otros; no respeta el turno de conversación).
h.
Con frecuencia le es difícil esperar su turno (p. ej., mientras
espera en una cola).
i
. Con frecuencia interrumpe o se inmiscuye con otros (p.
ej., se mete en las conversaciones, juegos o actividades;
puede empezar a utilizar las cosas de otras personas sin
esperar o recibir permiso; en adolescentes y adultos,
puede inmiscuirse o adelantarse a lo que hacen otros).
B. Algunos síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos estaban
presentes antes de los 12 años.
C. Varios síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos están
presentes en dos o más contextos (p. ej., en casa, en la escuela
o en el trabajo; con los amigos o parientes; en otras actividades).
D. Existen pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento
social, académico o laboral, o reducen la calidad de
los mismos.
E. Los síntomas no se producen exclusivamente durante el curso
de la esquizofrenia o de otro trastorno psicótico y no se explican
mejor por otro trastorno mental (p. ej., trastorno del estado de
ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo, trastorno de
la personalidad, intoxicación o abstinencia de sustancias).

CLASIFICACIÓN :
 Presentación combinada: Si se cumplen el Criterio
A1 (inatención) y el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad)
durante los últimos 6 meses.
 Presentación predominante con falta de atención:
Si se cumple el Criterio A1 (inatención) pero no se cumple
el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6
meses.
 Presentación predominante hiperactiva/impulsiva:
Si se cumple el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad)
y no se cumple el Criterio A1 (inatención) durante los
últimos 6 meses.
Especificar si:
En remisión parcial: Cuando previamente se cumplían todos
los criterios, no todos los criterios se han cumplido durante los
últimos 6 meses, y los síntomas siguen deteriorando el funcionamiento
social, académico o laboral.
Especificar la gravedad actual:
Leve: Pocos o ningún síntoma están presentes más que los necesarios
para el diagnóstico, y los síntomas sólo producen deterioro
mínimo del funcionamiento social o laboral.
Moderado: Síntomas o deterioros funcionales presentes entre
“leve” y “grave”.
Grave: Presencia de muchos síntomas aparte de los necesarios
para el diagnóstico o de varios síntomas particularmente graves,
o los síntomas producen deterioro notable del funcionamiento
social o laboral.


Otro trastorno por déficit de atención
con hiperactividad especificado


Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los
síntomas característicos de trastorno por déficit de atención e hiperactividad
que causan malestar clínicamente significativo o deterioro
del funcionamiento social, laboral o de otras áreas importantes, pero
que no cumplen todos los criterios del trastorno por déficit de atención
con hiperactividad o de ninguno de los trastornos de la categoría
diagnóstica de los trastornos del desarrollo neurológico. La
categoría de otro trastorno por déficit de atención con hiperactividad
especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por
comunicar el motivo específico por el que la presentación no cumple
los criterios de trastorno por déficit de atención con hiperactividad o
de algún trastorno específico del desarrollo neurológico. Esto se
hace registrando “otro trastorno por déficit de atención con hiperactividad
específico” y a continuación el motivo específico (p. ej., “con
síntomas de inatención insuficientes”).


Trastorno por déficit de atención
con hiperactividad no especificado


Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los
síntomas característicos de trastorno por déficit de atención con hiperactividad
que causan malestar clínicamente significativo o deterioro
del funcionamiento social, laboral o de otras áreas importantes,
pero que no cumplen todos los criterios del trastorno por déficit de
atención con hiperactividad o de ninguno de los trastornos de la categoría
diagnóstica de los trastornos del desarrollo neurológico. La
categoría de trastorno por déficit de atención con hiperactividad no
especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por
no especificar el motivo de incumplimiento de los criterios de trastorno
por déficit de atención con hiperactividad o de un trastorno del
desarrollo neurológico específico, e incluye presentaciones en las
que no existe suficiente información para hacer un diagnóstico más
específico.




BIBLIOGRAFÍA

CIE 10. Trastornos mentales y del comportamiento. Meditor, Madrid, 1994 

DSM-V. Diagnostic and statistical anual of mental disorders.

¿AFECTA DE MANERA DIFERENTE A NIÑOS Y NIÑAS?
Hay diferencias entre los niños y niñas con TDAH. Para empezar, los niños son cuatro veces más propensos a padecerlo. Además, los síntomas son diferentes: mientras que la hiperactividad es el síntoma predominante en ellos, la falta de atención es el más frecuente en ellas. 'Se desconoce por qué afecta de manera distinta. Lo que sí sabemos es que al predominar la inatención en las niñas, al contrario de lo que pasa en los niños que son más hiperactivos, las primeras pasan más desapercibidas porque es un síntoma que no afecta tanto al entorno como la hiperactividad'. Además, al tratarse de un problema neurológico, el trastorno tiene un cierto componente hereditario, y puede manifestarse entre hermanos. 'Se tiene más riesgo de padecer este trastorno si otros hay familiares que lo padecen'.


ADULTOS CON TDAH

Uno de los mitos más extendidos es que sólo se da entre los niños/as y desaparece en la vida adulta. Pero el Trastorno por Déficit de Atención es crónico, aunque se pueden mejorar y reducir los síntomas hasta el punto de que no limiten el día a día de quien lo padece. En la infancia, los síntomas suelen aparecer antes de los 7 años,y manifestarse en al menos dos ámbitos de la vida del niño, como en casa y el cole. Entre los adultos, los síntomas cambian ligeramente de escenario. 'Los adultos con TDAH son personas que presentan dificultades en el trabajo, en las relaciones sociales y de pareja. Se trata de personas a las que les cuesta concentrarse, son desorganizadas y tienen dificultad para iniciar y terminar proyectos, debido, sobre todo, a la dificultad que presentan en la gestión del tiempo'. Son personas que, además, suelen mantener relaciones cortas, 'cambian de trabajo a menudo, tienen poca paciencia y, en ocasiones, pueden perder el control. Además suelen conducir de manera temeraria, y a veces acumulan un alto número de multas y consumo de tóxicos'.