Asociación Compostelana de Niños y Niñas Hiperactivos

 

ESTRATEGIAS TDAH


Principios básicos para educar cuando hay TDAH
1.- El niño/a necesita estructura. A un niño/a con TDAH lo que más le falta es
estructura, por ello necesita contar con: orden, unos padres organizados,
reglas muy claras, rutinas y aprender a predecir las respuestas de los padres
por sus acto
s.
2.- Consecuencias inmediatas. Los premios o los castigos deben darse en
el momento, recuerden que uno de sus problemas es el tiempo, si prometen
algo a largo plazo pierde su efecto. (Y si prometen algo ¡deben cumplirlo!)
3.- Ser constante. Recuerden que cualquier cambio requiere de tiempo, por
eso es importante que no se den por vencidos, aún cuando estén fuera de
casa su conducta debe ser la misma. Intenten un programa para cambiar una
conducta por lo menos dos semanas, antes de decidir que no funciona.
4.- Papá y mamá deben ser siempre un equipo. El niño/a siente seguridad al
saber que sus padres están de acuerdo en la forma de educar, ya que si mamá
dice una cosa y papá otra se confunde más o aprende a manipular. Esto es
importante aún cuando los padres estén separados.

5.- Estímulos concretos y poderosos. Aunque las palabras que estimulan ayudan mucho, los premios para estos niños deben ser concretos y confiables.Por ejemplo: Una gráfica con puntos para un buen comportamiento o usar

fichas o puntos que sean canjeables por algo que él elija.
6.- Retroalimentación frecuente. Los estímulos deben ser frecuentes y
constantes, ya que esto ayuda al niño/a a mantenerse motivado, no olviden que
el niño no puede motivarse solo.
7.- No hablen, ¡actúen! dar explicaciones complicadas y largas al niño/a, así
como hablar mucho, ¡no sirve!
8.- Hay ciertas cosas que al niño/a le cuestan más trabajo. Tener presente
que hay algunas cosas que el niño/a no puede hacer, no es que no quiera, ¡no
puede! Por ejemplo: Quedarse sentado mucho tiempo o hacer rápido la tarea.
9.- La relación padre-hijo/a, madre- hijo/a es sagrada. No hay nada más
importante que tener una buena relación con su hijo/a. La relación no se forma
en un momento, es continua y debe tener relaciones mutuas de: amor,
caricias, respeto, aceptación y atención.



.